GOYO ESTUDIO / Colectivo de Diseño

Mostrando toda su confianza en el talento compartido, estos jóvenes diseñadores exploran la vida cotidiana para concebir sus piezas  


Por: Arturo Emilio Escobar  @AEmilioEscobar
Goyo Estudio es un colectivo de diseño mexicano enfocado al desarrollo de mobiliario y producto con un estilo contemporáneo, sencillo, limpio y esencial.
Su nombre hace honor al “todólogo”, esa persona con iniciativa que resuelve todo en casa. Goyo es un herrero, un carpintero, un pintor, la suma de los oficiantes presentes en nuestra vida cotidiana, cuya labor es fortalecida mediante una visión práctica del diseño, el estudio de los diferentes lenguajes de la originalidad.

Este colectivo está conformando por cinco integrantes:

Alexandra Bravo, quien hace que las cosas sucedan. Cofundadora de Simona y apasionada de la cerámica y su proceso.

Mariana Armella, perfeccionista y obsesiva. Diseñadora industrial independiente enfocada al mobiliario, interiorismo y desarrollo de producto.

Alan Sáenz, traduce y materializa conceptos. Cofundador de Simona (es el diablo).

Cecilia Ezquerro, le gusta enfocarse al proceso de diseño; trabaja en Mandalah como analista y consultora de innovación.

Carlos Pellicer, (el neurótico), es diseñador independiente y actualmente colaborador del Abierto Mexicano de Diseño.


Escritorio.
Los cinco integrantes son diseñadores industriales y cada uno tiene diferentes enfoques y logros profesionales, una combinación que brinda un ingrediente especial a cada proyecto.

"Goyo Estudio nace de nuestra necesidad de crear sin limitantes ni lineamientos. Es un escape de nuestro trabajo cotidiano para explorar y crear diseño, por el simple gusto de hacerlo”.
 
Como diseñadores siempre buscan compartir su visión, la manera en la cual perciben los objetos y la relación con ellos. Son jóvenes que se reconocen como observadores de la vida cotidiana, por eso cualquier elemento por insignificante o absurdo que parezca puede derivar en un reto creativo.
 
Jardinera.
Al ser un colectivo de diseño ¿cómo es su dinámica de trabajo, interacción y producción de piezas?
Somos cinco diseñadores con enfoques y propuestas profesionales muy distintas, todos tenemos trabajos, proyectos y agendas diferentes, cosa que nos enriquece bastante, pero a la vez nos complica tener una dinámica laboral fija en el colectivo.

Para las primeras fases de desarrollo y conceptualización procuramos trabajar los cinco juntos, y una vez definido el enfoque comienza la parte de diseño, en la cual participamos igualmente como equipo. ¡En este punto puede haber encerronas de días enteros! Al final, cuando llegamos a la parte de desarrollo de prototipo y producción nos dividimos el trabajo para hacerlo de forma más eficiente.


¿Cuáles han sido los canales de distribución más efectivos?

Las redes sociales han sido fundamentales para nosotros, ya que fueron nuestro primer escaparate y principal medio de comunicación. Por los medios virtuales hemos tenido un alcance inimaginable, definitivamente son una plataforma importantísima para proyectos emergentes como el nuestro.
 
Además, el año pasado presentamos la colección de manera formal en el Abierto Mexicano de Diseño, pudimos tener una relación más directa con las personas, quienes interactuaron directamente con nosotros y nuestra línea de diseño.
 

Al ser una joven firma, ópera prima en diseño ¿Cuál es el reto primordial que hoy enfrenta Goyo Estudio?
Creemos que nuestro mayor reto es mantener la continuidad en el proyecto y seguir potencializando el interés y la respuesta positiva que hemos recibido hasta ahora. Esto es una preocupación para nosotros, porque el actual exceso de información puede hacer que se olviden fácilmente las cosas.

Estamos en un momento en el que los consumidores exigen cosas frescas, propositivas y de calidad, responder a esta necesidad es nuestro propósito primordial. Por otra parte, como cualquier firma joven, nos enfrentamos a problemas comunes, como el darnos a conocer y ganarnos la credibilidad de la gente, y en este proceso ir aprendiendo de aspectos técnicos que muchas veces no tenemos conscientes, pero todo es parte de iniciar un nuevo negocio.
 
Escritorio.
¿Qué experiencia les dejó su participación en la primera edición del Abierto Mexicano de Diseño?
Fuimos un evento semilla y paralelo del Abierto. Es una gran plataforma y esperamos que siga creciendo y atrayendo más interés. Nos encantó la respuesta de la gente y el haber podido tener contacto con un público muy diverso, ver caras distintas a las que estamos acostumbrados en este tipo de eventos, como gente del interior de la República, estudiantes, turistas, diseñadores, bloggers.

Creemos que las plataformas incluyentes y propositivas son las que pueden llegar a colocar a nuestro país como punto clave en el diseño internacional. Sería una buena idea fomentar un punto de encuentro y discusión que enriquezca la experiencia de pie a la creación de nuevas redes que impulsen el crecimiento del diseño como industria.
 
 
 
Háblennos de sus motivaciones y experimentación al generar su primera colección.
La motivación fue hacer diseño que nos inspire, sin limitantes ni restricciones, y de esta manera poder expresar nuestra visión como diseñadores y crear nuestro propio hilo conductor. Quisimos regresar a aquello que nos hizo decidir ser diseñadores en un principio. Muchas veces la vida profesional te aleja de lo que realmente te apasiona, Goyo Estudio es el proyecto perfecto para regresar a nuestros orígenes como creativos.

En cuanto a la experimentación, en esta primera colección quisimos abordar el proceso de diseño de una manera distinta y trabajar bajo un concepto, el cual creemos está teniendo un importante auge actualmente: home-office. Teniendo esto muy claro y siendo fieles a los procesos y los materiales, traducimos cinco diferentes puntos de vista en piezas de mobiliario.

Cerámicas.
 
Las 5 piezas de Goyo Estudio
 
LAMPERA: Lámpara con estructura de madera sólida de maple de 2.10 m x 70 cm. Cable textil en diversos colores.
 
ESCRITORIO: Estructura de madera sólida de maple de 60 cm x 1.20 m. Cajón en laca de diversos colores y vidrio con película polarizada en diversos tonos.
 
LAPA: Estructura de madera sólida de maple de 1.26 m x 30 cm. Cajones en laca de diversos colores y vidrio con película polarizada en diversas tonalidades.

JARDINERA: Estructura de madera sólida de maple de 70 cm x 80 cm. Charolas de MDF laqueado con esmalte resistente al agua.

CERÁMICAS: Juego de 5 piezas de cerámica en negro mate, blanco mate y cromado. Bases de madera sólida de tzalam.
 
Lapa.


Lampera.


Los jóvenes diseñadores de Goyo Estudio.



Fotografías: cortesía Goyo Estudio
 



1 comentario:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Temas

Archivo