La Visual De... Obra Blanca. ¿Qué viene después?

Lo sabemos: la industria de la construcción vive momentos complejos desde hace algunos meses. Ante ello, no queda más que apostar por abrir nuevos caminos para fortalecer el sector e impulsar ideas, con agentes de cambio y propuestas novedosas. Esa fue la misión de quienes visualizaron e hicieron realidad la primera edición de Obra Blanca Expo que se llevó a cabo hace unos días en el Centro Bancomer de la Ciudad de México.

Por Marcos Betanzos @MBetanzos
Marcos Gottfried, director de TRADEX asume que el éxito se verá consolidado en ediciones posteriores, la segunda o la tercera edición coronan. Lo sabe bien, su negocio es ser el artífice de las exposiciones temáticas más importantes del país. Sin embargo, no puede dejarse de lado lo que ha significado en cuanto a logros esta primera edición que, además de tener un objetivo de mercado claramente definido, logró con relevancia superar las expectativas y reunir a gran parte del gremio de la arquitectura a nivel nacional con representación de Tijuana a Mérida, así como atraer a las principales marcas del nicho de recubrimientos y acabados.


La primera edición sirvió para consolidarse como una cita obligada para quienes buscan más que una exposición de materiales o proveedores, y en cambio prefieren el ambiente de una feria de eventos con encuentros, novedades, aprendizaje y conocimiento compartido. Obra Blanca sin duda, también logró desmarcarse un poco del formato tradicional y en busca de alternativas recurrió a otros contenidos y dinámicas que se nutren del camino recorrido por su exposición hermana: Hábitat Expo.




Trascendente sin duda, resultaron las conferencias magistrales de Rafael Moneo y Bendetta Tagliabue, la asistencia, los temas abordados y su pertinencia, hacen que este sea el botón de muestra de lo mucho que ahí ocurrió. Será una misión mayor, llegar a la segunda edición y consolidar poco a poco su peso específico para convocar a otras voces, para nutrir el número de expositores y generar sinergias mayúsculas a través de fortalecimientos mutuos entre marcas, instituciones, arquitectos y productos que compiten por hacerse de un mercado cada vez más exigente. Los expositores también tienen la misión de modificar su fórmula de contacto: superar el cliché de materializar su catálogo en un espacio muestra o recurrir a la edecán y la copa de cortesía como síntesis de la experiencia para el visitante.




Vigilar que los errores de otros foros similares no sean los suyos desde un inicio, será comenzar con el pie derecho un largo camino que requiere del acompañamiento de expertos, pero sobre todo de creatividad y de impactos reales en la industria, su trascendencia estará en los números que reflejan los negocios de quienes ven en este espacio otra alternativa real de crecer, más allá de eso, todo es anécdota.




Si la expectativa era grande para lograr la edición número uno, la apuesta ha subido para ver lo que vendrá en un año. ¿Hacía donde apuntará la trayectoria de reinvención de este foro para no repetirse y seguir creciendo como lo exige su afortunada primera aparición en la industria?




Fotografía: Xquenda Photo / Lizeth Arauz

*Marcos Betanzos (Ciudad de México, 1983) es arquitecto, fotógrafo y profesor de cátedra en el Tecnológico de Monterrey Campus Santa Fe y CENTRO. Becario FONCA 2012-213, integrante de FUNDAMENTAL, taller de arquitectura, paisaje y urbanismo.

Temas

Archivo