NACIDO DE LA CANTERA / MAURO AZUA

Trabajar con los recursos culturales y materiales locales ha sido un acercamiento que se ha explorado continuamente en el diseño mexicano. El diseño como herramienta plantea diálogos con los simbolismos de una región para así poder reinterpretarlos a objetos utilitarios que hacen eferencia a nuestra identidad. 


Por Miguel Ojeda 
El hablar de identidad es complejo en nuestro país, vivimos en una cultura tan completa y llena de contrastes que nos cuesta definir realmente quienes somos como mexicanos, sin embargo, existen acercamientos que buscan hablar de nuestra cultura por medio de la localidad, por medio de nuestras raíces más próximas. Mauro Azua, diseñador Potosino explora este concepto con un material que ha jugado un papel importante en la construcción de su ciudad: La cantera Potosina. La cantera es un material que se encuentra presente a lo largo y ancho de San Luis Potosí, la encontramos aplicada en la arquitectura de la ciudad y en un gran número de elementos monumentales dentro de la ciudad.




Mauro Azua, presenta un proyecto de descontextualización de la cantera, para llevar sus cualidades y simbolismos hacia un contexto más cotidiano, una de sus principales creencias es que el diseñador primero debería de conocer y experimentar con los recursos que su entorno le ofrece, y no enfocarse tanto en las nuevas tecnologías que nos seducen a través de la tendencia del momento. Con ese pensamiento como piedra angular generó objetos que fueran representativos de su lugar de origen, pero sin perder de vista nuestro contexto actual. Las aplicaciones por las cuales Mauro se guía se basan en el acto cotidiano de comer, buscando insertar la cantera en tipologías como condimenteros, poza calientes y tortilleros. Objetos que forman parte de la vida diaria en nuestra cultura.




El lugar en donde tuvo su primer encuentro con las personas que trabajan este material fue en la comunidad de Escalerillas durante un taller impartido por Kythzia Barrera titulado innovando la tradición. En este lugar abundan los bancos de esta piedra que han visto nacer a un gremio de artesanos y personas dedicadas a la transformación de este recurso. La aproximación de Mauro Azua es simple y honesta, dejando que el material hable por si mismo sin la necesidad de agregar demasiados elementos para cumplir la función de lo objetos, dejando expuestas las mejores cualidades de la textura del material.  A continuación, les presentamos una entrevista realizada a este diseñador, en donde nos cuenta su experiencia y aprendizaje en este proyecto, que además de ser su proyecto de titulación académico le otorgo el mérito de ser acreedor de una mención honorifica en la anterior edición de la Bienal Nacional de Diseño.




¿Para ti cuál fue la parte más interesante de esta colaboración?
El aprendizaje que deja una exploración en un material que tiene un alto grado de dificultad en su maquila como éste. De igual modo, el ver cómo reaccionaba la gente al ver la aplicación de la cantera para generar objetos para los que no suele ser muy usada fue algo muy peculiar.




¿Consideras que el diseño puede ayudar a fortalecer la identidad de una región, o una ciudad? Por supuesto que sí, todos los lugares tienen al menos una técnica o material icónico que siempre puede ser revalorizado para generar nuevas propuestas y darle un enfoque distinto a algo que ya existe.




¿Cómo fue tu acercamiento con las personas que trabajan la cantera?
En 2014 junto con un par de amigos buscábamos ser parte de Generación Decode y nuestra intención era proponer un proyecto que de algún modo fuera representativo de nuestra ciudad. En los primeros contactos con la gente de Escalerillas nos encontramos con cierto hermetismo de su parte pero, conforme fueron evolucionando los proyectos, la confianza fue creciendo y los resultados fueron cada vez mejores.




¿Qué retos se presentaron durante el proyecto?
El lograr que artesano y diseñador sintonicen el mismo canal es una de las cosas más complicadas, el primero suele regirse bajo dinámicas ya muy establecidas y el segundo tiene que tener mucha sensibilidad para poder adentrarse en ese mundo. Por otro lado, el generar nuevas productos con procesos semiindustriales que tienen poco margen de maniobra es un camino sinuoso.




¿Qué le recomendarías a los diseñadores que trabajen en proyectos similares? Ser muy empáticos con la gente que se colabora, en este tipo de dinámicas conviven personas con idiosincracias y motivaciones muy distintas pero a fin de cuentas todas quieren que el proyecto camine.







Fotografías cortesia de Mauro Azua y Manuel Lozano

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Temas

Archivo