Interiorismo con el usuario en mente

Los niños son una inagotable fábrica de creatividad por lo que los espacios que a ellos les corresponden deben ser pensados y desarrollados con la sensibilidad de sus mentes como principal objetivo



Por: Aurelio Vázquez @aureliovazquez
El interiorismo es una actividad que se víncula directamente con la vida cotidana de los usuarios. Conocer sus necesidades y aplicarlas en el espacio a diseñar se convierte en una tarea donde los detalles son la clave para un resultado exitoso. Uno de los usarios con los que más me gusta trabajar es con los niños, ya que es donde el interiorista tiene la oportunidad de generar no solamente un espacio, sino un mundo en el que se desarrolla prinicipalmente la fantasía.


Dormir, jugar y hacer las tareas escolares son las actividades más importantes que se desarrollan en los cuartos de los pequeños del hogar, además de las necesidades que los padres también requieren. ¿Cuáles son más importantes? Definitivamente las dos, ya que el balance correcto en un espacio interior bien diseñado es un resultado correcto y flexible para todos.




El color, los materiales y acabados son importantes, pero en lo personal, prefiero centrarme en la escala, en el desarrollo de un ambiente en el que los pequeños se sientan agusto y sobre todo que su cuarto se convierta en su mundo personal donde todo tiene cabida. La personalización del espacio, siempre estará a cargo de los personajes favoritos, de los gustos y aficiones que cada uno de los pequeños tenga y está en manos del interiorista crear un mundo que vaya creciendo  y cambiando con ellos.




El mobiliario tiene un papel muy importante para resolver las principales funciones y éste se puede adaptar a cada una de las necesidades, actividades e incluso el presupuesto. Lo importante es tener una perfecta comunicación con los usuarios y trabajar en equipo. La fantasía no puede estar por encima de la comodidad y aunque siempre hay espacio para los caprichos, estos no deben estar en el camino de la flexibilidad.




Con el usario en mente, es muy fácil llevar a cabo un proyecto exitoso y desarrollar espacios en los que desarrollen los pequeños habitantes del hogar en un ambiente sano y lúdico que les permita explorar y desplegar sus capacidades. Las recámaras de los niños en una casa deben ser los espacios más flexibles de todo el proyecto. Son el refugio que los acompaña en los cambios y desarrollos de muy variadas etapas y deben estar planeadas para crecer, no en tamaño, sino en estilo de vida.















Fotografías: Cortesía de DIN interiorismo



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Temas

Archivo