Un maniquí hecho lámpara

Franko & Co. diseña lámparas-maniquís con un estilo clásico, pero al mismo tiempo, fusiona colores y texturas del arte pop



Por: Estivaly Calva Tapia @estivalycalva
Desde que tiene uso de razón, cuando Karla Franco veía un maniquí le llamaba mucho la atención porque para ella representa moda, estilo, alta costura. En una ocasión, vio un maniquí convertido en lámpara, pero era toda clásica y muy vieja.

Por otro lado, tiene una fascinación por las telas y estuvo recolectando por cinco años las que más le gustaban. Llegó a comprar telas en México, Europa y Estados Unidos. Ella pensaba: “en algún momento me van a servir”.

Entonces, llegó un día en que dijo: “¿Qué hago con estas telas?” y se le vino a la mente la lámpara-maniquí que había visto, pero no con un concepto antiguo, sino un contraste entre algo clásico y moderno. Fue así como creó su primera lámpara que es la imagen de lo que hoy es su marca Franko & Co. “Esa es mi pieza favorita y no la quiero vender nunca. La pongo en todos lados, en mis postales, en mi página de web, en Facebook y demás. El estampado es negro y tiene un conejo como el de Alicia en el País de las Maravillas”, expresó Karla Franco, directora de Franko & Co.

La diseñadora empezó a producir a principios de este año y comercializa sus productos en Casa Fusión, un bazar de diseño ubicado en la calle de Londres número 37 en la colonia Juárez de la Ciudad de México.

“Al principio pensé en vender sólo por Internet, pero es un producto que a la gente le gusta verlo, lo imagina en su casa, se va, regresa, no es algo que te llevas así de impulso. Por eso, para mí era importante encontrar un lugar fijo donde pudiera invitar a las personas a conocer mi propuesta.”

El producto estrella son las lámparas-maniquís, pero también hace cojines decorativos que son el complemento de la marca. “Todo esto con un estilo clásico, pero al mismo tiempo, mezclo colores y texturas del arte pop.”

Las lámparas-maniquís cuestan 4 mil pesos en Casa Fusión y otros distribuidores la venden máximo en 4 mil 500 pesos. En cuanto a los cojines, los precios se encuentran desde los 150 pesos a 450 pesos. “Lo que busco es que cada una de mis piezas tenga una personalidad diferente y puedo adaptarlas al gusto de cada persona. Le meto cariño y sentimiento para que así suceda.”


Para la creativa el maniquí es como un lienzo, por ello, planea invitar a ilustradores, pintores, diseñadores y fotógrafos para poder hacer distintas colecciones en conjunto.

Karla trabajó muchos años en el área de marketing en empresas de consumo masivo, por eso, constantemente está pensando en cómo puede dar a conocer su producto. “Busco estar presente en expos y en diferentes foros. También tengo un proyecto para participar en un programa de televisión de decoración de interiores. Lo que quiero es empezar a hacer ruido de mi marca.”

Además del público en general, le interesa llegar a un mercado de decoradores, arquitectos, interioristas. “Me encantaría que consideren mis piezas como parte de sus propuestas.”

Finalmente, Karla dijo que Franko & Co. se encuentra en una etapa de comienzo, de estar tocando puertas. “Todos los días me despierto y digo: ¡hoy voy a hacer algo!, buscar más ideas, puntos de venta, materiales. Soy muy optimista y mucho más retadora conmigo misma.”
Karla Franco

Fotografías: cortesía Franko & Co.



2 comentarios:

  1. esto es un poco extraño, pero una muy buena idea :)
    Kiss, Allison
    :)

    ResponderEliminar
  2. No dudaría en comprar una. Muy original. ;)

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Temas

Archivo