La Visual de... El negocio de ser creativo

Producir una idea es un proceso tan rápido como el que demanda desecharla o lograr que algo genial se convierta en una divagación personal infructuosa. Materializar algo que tenga la potencia para socializarse y aportar sustancialmente es tan complejo como poco común. Ser creativo resulta la antípoda para el mundo de los negocios exitosos, o al menos eso nos han comunicado y por si fuera poco, hemos establecido por esa razón –o muchas otras más- que la creatividad no paga.


Por Marcos Betanzos @MBetanzos 
Al menos en nuestro país ese parece ser el paradigma a cuestionar por parte de muchos profesionales involucrados en el rubro del diseño, la arquitectura, la cultura y las artes, los cuales sometidos a grandes dosis de frustración han observado cómo sus ideas son rechazadas constantemente o materializadas por otros agentes, bajo códigos y vínculos más profesionalizados, con márgenes pequeños o inexistentes para la improvisación. Cálculos precisos como métodos que acusan que aquellos que concretan lo que idearon han abandonado su ímpetu juvenil al actuar y se han convertido en agentes creativos tan eficaces para llevar una buena idea al punto de convertirse en una plataforma de negocio exitoso.




El Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) indica que, en México cerca de 7% del PIB provino de las industrias creativas en los últimos 10 años y que éstas han crecido a una tasa de 0.18% anual, muy por debajo del crecimiento de la economía. En el mismo sentido pero en el escenario local, el Laboratorio para la Ciudad (LabCDMX) apunta que, “en 2015, el 12% de todos los estudiantes de licenciatura de la ciudad estaban inscritos en disciplinas relacionadas a las artes y las humanidades”, además agrega que en la última década creció el interés de los estudiantes por cursar las llamadas “disciplinas creativas” y con él la oferta académica de escuelas y facultades de diseño, arquitectura, cine, fotografía, etcétera. 




Es decir, dentro de ese universo de matrícula creativa se están formando los agentes que son y seguirán siendo –así lo señala el LabCDMX- parte del progresivo crecimiento de la economía de la ciudad y el país.” 




Por ello, surge la necesidad de reducir la distancia entre el querer hacer y el poder hacer, pasar del formato amateur al profesional al emprender y desarrollar una idea, el leitmotiv para el programa de capacitación Saber Creativo que ha concluido en su primera edición gracias a la colaboración de Maker Library Network (proyecto del British Council), el Abierto Mexicano de Diseño y Centro en conjunto con el LabCDMX. 




Fortalecer el impacto de las disciplinas creativas a través del intercambio de conocimiento es la apuesta, ya veremos cómo y para qué madura esta iniciativa que obliga a replantear cómo las nuevas realidades sociales impactan los escenarios económicos. 


Fotografía Marcos Betanzos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Temas

Archivo