De Portada: Conociendo la Villa Savoye de Le Corbusier

Esta casa de fin de semana fue diseñada para Pierre y Emilie Savoye por el afamado arquitecto en 1928 y se localiza en las cercanías de la pequeña población Poissy-sur-Seine en Francia. El concepto se basó en el radio de giro de un auto y la caracteriza su forma de responder a los 5 puntos de la nueva arquitectura, sus rampas y escaleras de caracol.




Por Eugenia González @eugeniagg y Lorenzo Díaz @lorenzodiaz
Llegar hasta Poissy-sur-Seine desde Paris actualmente es muy sencillo utilizando el RER, las guías y documentos consultados para esta aventura nos dieron todos los detalles que necesitábamos y como el día además estaba estupendo, en lugar de tomar el autobús como indicaba, decidimos hacer la caminata de 30 minutos que nos permitió recorrer partes del pueblo.




Los Savoye querían esta villa para alejarse de la vida urbana de París y disfrutar de los paisajes rústicos de esta pequeña población a escasa hora de distancia en ese entonces. La caminata nos demostró que lo que otrora rodeara a esta casa de campo ya no es un rústico paisaje, pero mantiene una escala que no se compara con la ciudad luz.




Los estudiosos han escrito que el arquitecto afirmaba que sus clientes no tenían ninguna preconcepción sobre el diseño de la casa y que en ella sintetizó todas las ideas que tenía hasta el momento sobre la arquitectura moderna.




La prístina caja blanca expresa la estética de la máquina industrial comúnmente asociada con el movimiento modernista y está levantada sobre pilotes que liberan la planta baja para el acceso vehicular. Al centro de la casa una rampa es el elemento que organiza, divide y conecta las diferentes áreas.




La luz natural ilumina el recorrido de sus habitantes que asciende hasta el solario donde la arquitectura enmarca la vista que rodea a la casa que alguna vez fueron grandes campos. De la misma forma ventanales en franja en todos los pisos delimitan las vistas de los vastos jardines y la sala de estar se extiende hacia el jardín por medio de una puerta corrediza que lleva hacia el ´roof garden´ permitiendo la entrada de la naturaleza para que forme parte de la casa.




Le Corbusier consideró a esta casa como el resultado de un largo proceso de refinamiento con la intención de convertirlo en un modelo estándar en los desarrollos de los suburbios imaginando la multiplicación infinita de su proyecto.


































No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Temas

Archivo