La visual de... Las singularidades glorificadas

Rafael Aranda, Carme Pigem y Ramón Vilalta (RCR Arquitectes) han recibido el Premio Pritzker en el año cuarenta para la historia del más importante reconocimiento a la arquitectura otorgado por la fundación Hyatt

Sant Antony– Joan Oliver Library, Senior Citizens Center
and CándidaPérez Gardens,2007. Hisao Suzuki
Por Marcos Betanzos @MBetanzos
Una vez más todos los pronósticos que convergían en la celebración de una estrella de la arquitectura han fallado. A la inercia de estos reconocimientos en solitario se ha impuesto otra vez la agenda de lo colectivo a la par de la oportuna emisión de un mensaje que cobija la idea (posiblemente ya, una obvia invitación) de apreciar lo diverso en esencia, lo heterogéneo en operación, la mezcla disciplinar.


La edición 2017 de este reconocimiento invita a poner en la mirada el valor de la diversidad y las características particulares en un panorama de incertidumbre mundial que al intento de negarlas o reducirlas, ha comenzado a normalizar la hostilidad pregonando esfuerzos inútiles por consolidar bloques ideológicos y respuestas estandarizadas. Desde la arquitectura –y por eso este premio es una bocanada de aire fresco— se reconoce la cualidad de incorporar diversos procesos, distintas ideologías bajo visiones comunes actuando en un sistema de pesos y contrapesos que jerarquizan la cualidad material de un gesto constructivo tanto como la convivencia y el respeto entre agentes distintos que operan como autores para un mismo fin: producir arquitectura sin divisiones, sin escisiones.



Tossols-Basil Athletics Track 2000 Hisao Suzuki


A quienes han recibido el galardón, se les reconoce por su trabajo vinculado a su contexto, por su relación profunda con el paisaje y el entorno vinculado al espacio construido, tanto así como por su sistema de producción de intima colectividad que emerge para tocar los territorios de la academia, todo desde la posición política más incómoda para la reconocida potencia de la Marca Española. Se ha laureado así a un sistema de producción arquitectónica que cuestiona en su propia denominación de origen toda ficción política y geográfica. Las singularidades que, comúnmente las obras de autor y sus solistas productores opacan cotidianamente sin miramientos, aquí han sido glorificadas.



La Cuisine Art Center 2014 Nègrepelisse, France. Hisao Suzuki


Desde la voluntad intrínseca de este premio, cada vez más alejado de su origen como método de reconocimiento creativo y más atento a la realidad de la demanda social, el emisario se ha disfrazado de jurado para posicionar una voz que exige más adición y menos distanciamientos. Un interés por humanizar mucho más a quien –a quienes— produce obras arquitectónicas de trascendencia con una lección que vaya más allá del discurso espacial y la parafernalia que supone el éxito profesional. La cúpula del Premio Pritzker parece alejarse de la constelación que alimenta las estrellas de rock y quiere llegar al último resquicio para encontrar una nueva historia que contar, un nuevo guion ya no protagonizado por los edificios sino por la vida de las personas que están detrás de ellos.

¿Hasta cuándo esta fórmula se mantendrá vigente?




Les Cols Restaurant Marquee 2011. Hisao Suzuki


El Petit Comte Kindergarten, 2010, Besalú, Girona, Spain In collaboration with J. Puigcorbé. Hisao Suzuki



Fotografía cortesía de Marcos Betanzos

2 comentarios:

  1. Hermoso, acertado y muy profesional texto, constructivo y bien analizado desde el mas humilde y a la vez apasionado punto de vista, descrito con mucha sensibilidad y aportando una visión que comulga absolutamente con la intención de la arquitectura de los galardonados. Un placer leer y por supuesto compartir con orgullo. Gracias!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Temas

Archivo