De Portada: Recorriendo Expomueble Verano en Guadalajara

La edición de Expomueble Verano tuvo lugar la semana pasada. Guadalajara es la ciudad que aloja este evento que ya es una expo bien consolidada, lleva 33 años realizándose. En torno a esta feria o expo giran varios eventos organizados por la asociación de fabricantes que convoca, un encuentro de conferencias de interiorismo y un concurso de diseño de muebles



Por Delfina Sieiro @delfina_sj
Al entrar al recinto lo primero que encontré fue el pabellón “México Diseña” su alfombra rosa me condujo hacia un área de expositores que se destacan por su propuesta de diseño original. En estos pasillos no solo exponen muebles, también cerámica, luminarios y arte. Todos ellos de manufactura mexicana, no podían quedar atrás los jóvenes diseñadores industriales, muy activos en el desarrollo de productos decorativos y utilitarios. En esta zona encontré una constante, la combinación de los muebles de madera (parota en su mayoría) mezclada con insertos o detalles de materiales sintéticos, como resinas, poliuretanos y también pétreos, incluso mosaicos incrustados. La decoración de los muebles con patrones geométricos, calados o con sublimados de tinta, fue otra propuesta que vi en varios de los productos.

Entre otros, los que más llamaron mi atención en este pabellón fueron las propuestas de muebles accesorios de Tepellizco y Mobiliario México. El sillón “cacique” junto con las mesas-luminario bautizadas como: abducción y alebrije, resultan una composición que refleja la inspiración de leyendas y temas de nuestra cultura con toques de color, como consecuencia apreciamos una propuesta alegre y refrescante. Su stand no era grande pero sí el de mayor colorido, sentido del humor y por lo que pude observar, muy visitado. Por otro lado la colección de mesas auxiliares, integrar mosaicos al buró Nool, además de la combinación de materiales y colores de su conocida silla Baxaal fue algo de la propuesta de Mome (mobiliario-méxico) que más me gustó. Por ahí encontré también los luminarios de Rafael Weber quien me platicó que han tenido una buena respuesta de clientes del extranjero que les han pedido sus productos para el ramo de la hotelería. En esta zona la paleta de colores neutros, beige, blanco, negro, gris, con algunos acentos en color azul en tonos cenizos, fue la protagonista.




Después encontramos el área de los muebles finalistas del concurso Dimueble, en sus dos categorías, profesional y estudiante. Infortunadamente no permitían que se tomara fotografías, anecdótico fue que en esta ocasión la categoría profesional quedó desierta, los jueces (entre ellos pude reconocer a dos miembros del jurado Sebastián Lara y Rodrigo Lepez V) dictaminaron que los proyectos que se presentaron no cumplían con las bases que se especificaban en el concurso. Y en cuanto a los prototipos o proyectos, diré que la silla “Eva 02” (David Ortiz Quintero) y el escritorio “tenderete” (Joshua Allen y Adolfo Navarro) fueron mis piezas favoritas.




Esta es una exposición para mayoristas dedicados al negocio de la mueblería, la mayoría de los fabricantes o expositores que encontré son de Jalisco o cercanos a este estado. El nogal sigue presente aunque la mayoría de los muebles contemporáneos exhibidos eran en madera de parota, incluso agregando remates o detalles en metal acabado patinado o bruñido en tonos plata, y hoja de oro. Los contrastes de color se encontraban en los textiles para sillas principalmente, combinando 2 o hasta 3 colores y diseños en el caso de comedores. No faltaron algunos expositores de accesorios decorativos, que en su mayoría continúan con la propuesta romántica del vintage, con pátina en colores blancos y beige. Muchos accesorios con temas de campiña rústica y floral, el vidrio (soplado) muy vigente aún, tanto para capelos de veladoras como luminarios y floreros. Otro estilo aún presente en la feria es el industrial, aquí encontramos en su mayoría los muebles de hierro con pátina oxidada, algunas cubiertas de madera avejentada, y tapicería en piel, todos ellos perfectos para espacios amplios y diáfanos.




Es muy común que comparemos las exposiciones de muebles que hay en otros países, donde la propuesta de estética y diseño en los stands es muy importante, contra los 3 muros blancos y alfombra gris que infortunada y normalmente se ven en nuestro país. También acostumbrada a ver que los stands de las ferias o expos en México son pequeños y pocos los expositores que toman 2 o 3 stands, llamó mi atención la extensión de esta expo, aquí sucede lo contrario, son raros los expositores que tienen pequeños espacios. La mayoría de las marcas apuestan por grandes extensiones lo que hace los recorridos más amables, uno puede observar los muebles con detenimiento y detalle, sus pasillos también son generosos. Encontré 2 expositores que mantenían sus stands bien delimitados, con contornos cerrados y un único acceso, al entrar se descubría el ambiente de un apartamento completo, siempre es muy acertado aislar un poco los distractores externos, aquí se cumplía bien el cometido. Por lo demás también encontré en mi camino muchos fabricantes de muebles comerciales de los que fácilmente puedes ver en tiendas departamentales, es decir hay para todo tipo de compradores.





Las instalaciones del recinto son muy cómodas y amplias, aún en horarios de mayor afluencia no se siente saturada, invita a recorrerla con tranquilidad. Anexo se encuentra la expo Tecnomueble, ahí encontramos expositores que ofrecen maquinaria e insumos para la fabricación de muebles. Además de artículos de tenería, herrajes, y madera, aquí me detuve en un stand que fabrica textiles de fibra de ixtle, agave, yute y celulosa, su director me comentaba: ¡estos sí son 100% orgánicos y biodegradables! Un emprendedor convencido de que las empresas pueden traer desarrollo a las comunidades agrícolas y artesanas, me platicó un poco sobre el proceso de investigación que hizo en países del Oriente y Europa, para desarrollar sus productos, de cómo esto lo ha hecho más consciente del cuidado del medio ambiente. Tiene como reto sensibilizar al público sobre las cualidades de su producto, así como hacer sinergia con diseñadores textiles e industriales para la aplicación de sus telas en productos decorativos o de moda incluso.




Todo lo anterior cerraba cada día con música que en tierras tapatías no podía faltar. Se percibe fácilmente la tradición artesanal que hay en Jalisco, el color y la diversidad de sus materiales, se ven reflejados en muchas de las propuestas de accesorios decorativos. Espero volver en una siguiente edición, pero con más tiempo para poder conversar afondo con los expositores y diseñadores, muchos de ellos muy jóvenes por cierto.











Fotografías por Delfina Sieiro

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Temas

Archivo